La necesidad de modernizar el Estado, es un hecho que no se discute, sin embargo, no existe consenso sobre cuál es la mejor forma de hacerlo. La modernización del estado se entiende como un proceso complejo de cambios y adecuación del mismo, a los nuevos escenarios del entorno social e internacional. Cuando se habla de proceso, se quiere significar que se trata de acciones de largo aliento y cuando hablamos de cambio, se trata no de imprimir reformas, sino cambios e innovaciones en el sistema económico, social, político, organizativo y cultural.

La complejidad de la modernización se expresa en términos de la multiplicidad de actores y dimensiones que comprende la modernidad del Estado, se refiere a que el sistema estatal, responde a las demandas de la globalización en términos de ser más eficiente y eficaz, mediante el conocimiento, la tecnología y la información.

En definitiva, modernización implica aprovechar las oportunidades que nos brindan el conocimiento de nuevas tecnologías y la información para hacer más eficiente y eficaz el sistema institucional del Estado y acercarlo más a las demandas, necesidades y expectativas de la sociedad civil (ciudadanos, usuarios y comunidad). Modernizar el Estado es centrar  la atención en la calidad de las personas que conforman las organizaciones para que manifiesten su creatividad e innovación en la producción de bienes y servicios.

En esta línea desde la Agrupación proponemos una serie de Acciones, dentro de las cuales se destacan las siguientes:

  • Informatización de los trámites.
  • Gestión por resultados.
  • Cartas compromiso con el ciudadano.
  • Gobierno Electrónico.
  • Adecuación estructural.